jueves, 4 de octubre de 2007

Pérdida de la inocencia

Cuando el ángel terminó de llorar
alguien más humano cruzó el agua,
y se detuvo.

Magnetizaban lo pálido del rostro
y su voz, sencillamente tirada en la pared.

Llegaba la noche para el cielo y la tierra.

El ángel levantó su mano en el aire
como si empezar ese gesto ya lo salvara.

Tenía entre los dedos un cabello de luz
y lo acercó a la corteza del árbol.

Era un lenguaje de tristezas
por la claridad perdida.


EDEL MORALES