sábado, 6 de octubre de 2007

Estación de invierno

Abro completamente desnudo la ventana
y miro: arriba las estrellas siguen alumbrando
una fiesta de la que sólo escuché el rumor.

Músicas que no siempre fluyen para el hombre
en la noche irónica y danzante.
Música sin la fantasía de mis dedos.
¡Qué largo es el silencio!

Contempló el ancho cielo estrellado de mi patria
y esas calles que se alejan, se pierden, me dejan solo...

Músicas que van y vienen y regresan luego,
danzando libres y no iguales hacia y desde un mar sombrío.

La felicidad adormece mi voz y luego se aleja,
mientras abro completamente desnudo la ventana
y miro.


EDEL MORALES
Lejos de la corriente